La capital de Suecia acaba de ser elegida para albergar la 61º edición de Eurovision por tercera vez en la historia (anteriormente en 1975 y 2000). Con una población de 1.372.565 habitantes, conocida por su belleza, sus edificios y arquitectura, cuenta con una gran diversidad de teatros, museos y óperas. Está conectada con el mundo mediante una gran red ferroviaria y un aeropuerto internacional, así como dos aeropuertos menos importantes.

  

 

Finalmente será el mítico Globe Arena (www.globearenas.se) el recinto que será sede de la nueva edición del festival. El edificio esférico más grande del mundo, en el que se han celebrado multitud de eventos musicales, entre los que destacamos la final de Melodifestivalen 1989, 2002 y 2012, los MTV Europe Music Awards 2000 y el Festival de Eurovision 2000, con una capacidad de 16.000 personas, vivirá una nueva competición musical.

Con esta elección, tanto la SVT como la EBU apuestan claramente por continuar la tendencia respecto al aforo de las anteriores ediciones.

Si bien es cierto, el responsable sueco de la producción del festival Martin Österdahl, quien ya produjera el festival de 2013, deja la puerta abierta, a que sea el recinto contiguo al Globe Arena, el Tele2 Arena  (www.tele2arena.se) la ubicación donde pudiera celebrarse la gran final el 14 de Mayo de 2016. Con una capacidad máxima de 45.000 espectadores, estaríamos ante uno de los mayores aforos para vivir en vivo el festival.

 

De confirmarse esta información, sería la primera vez en la historia, que desde que se implantaron las semifinales previas, las semifinales y la gran final se celebrarían en sedes distintas, aunque en este caso, contiguas.

Junto a estas informaciones, se recoge también que el Hovet Arena, otra de las aspirantes ubicaciones al festival, igualmente contiguo al Globe Arena, se convertirá en el centro de prensa, con una capacidad para mas de 1.500 corresponsales.

 

 

Aprovechamos para recordar el logo de la edición de 2000 celebrada en el Globe Arena, así como a los ganadores.

 

Dinamarca se alzó con la victoria gracias a los Olsen Brothers y Fly On The Wings Of Love.

 

Anuncios