Cada año, tras la celebración del festival, miles de comentarios y especulaciones se centran en la influencia del vecinismo y temas políticos plasmados en las votaciones.
Pero, ¿es este un factor fundamental en Eurovisión? ¿Que priva más, el gusto musical o el voto vecinal entre países?

Cierto es que muchas veces, países vecinos tienden a votarse, pero esto es en gran parte por la diáspora y por la gente que ha emigrado a países cercanos de sus lugares de origen.
Podría darse el caso también de que el cantante sea conocido en varios países.
Pongamos el ejemplo de Knez, el cantante montenegrino de Eurovisión
2015, muy conocido en numerosos países balcánicos.

Por otro lado, Israel, el país eterno castigado por temas políticos en los últimos años, se coló fácilmente en el top 10 en Eurovisión 2015. Quizás porque la canción era buena, pegadiza y a la gente poco le importó el país que estaba detrás.

il
Israel, con “Golden Boy”, pasa a la final de Eurovisión tras 4 años sin poder conseguirlo.

A la hora de las votaciones, también podemos darnos cuenta de que la política no es tan importante como muchos piensan:

1. Este año Azerbaiján, Montenegro, Israel y Rusia votaron a España con 1, 2, 1 y 1 punto respectivamente. Señores, ¿me podéis decir que voto vecinal hay aquí?
No existe, simplemente la gente votó la canción.

2. Países como Austria y Alemania, cuyos vecinos parecen manifestarse poco para votarles (al igual que toda Europa) ganaron en 2010 y 2014, quedando, años después en el año 2015, penúltima y última, con 0 puntos.

3. Sigamos con Suecia 2010, Serbia 2013, Dinamarca 2015 e Islandia 2015, países con una cosa importante en común.

1432068542134
Anti Social Media con “The Way You Are”, deja en semifinales a Dinamarca tras 7 años estando en la final.

Y es que, pese a ser países muy votados y acusados de estar muy arriba por su “voto vecinal”, sorprendentemente, en esos años, no pasaron a la gran final de Eurovisión.

Esto es solo un extracto y resumen de las muchas cosas que parecen confirmar que la política no es la única influencia en este festival. Y ni de lejos, la que priva en el.


Así que que dejadme deciros que, ni Eurovisión es para frikis, ni echa por tierra las carreras de los artistas que van ni tampoco se basa en política como muchos piensan.
A mi parecer, Eurovisión es mucho más que todo eso.

Anuncios