El Melodifestivalen de 2014 fue uno de los más interesantes que hemos podido disfrutar en los últimos años.

El nivel de las canciones fue muy alto, la variedad de artistas fue estupenda y tuvimos un gran show lleno de tensión hasta las votaciones finales.

Artistas de renombre como Alcazar, Helena Paparizou, Yohio o Sanna Nielsen, que se presentaba por séptima (y hasta el momento última) vez.

Desde un comienzo tanto Sanna como Alcazar eran grandes favoritos. Dos propuestas totalmente diferentes, pero que representaban a la perfección a Suecia. Por un lado, Sanna con una cuidada balada y una interpretación perfecta, y Alcazar con uno de sus temas dance que animan al público a bailar.

No se pueden dejar de lado a otros artistas como Helena Paparizou que concursaba por primera vez en el concurso con el potente Survivor.

Sin embargo, si hay un tema que se convirtió en la revelación fue Busy Doin’ Nothin, de la hasta entonces prácticamente desconocida Ace Wilder. La canción, con ese toque canalla y la puesta en escena conquistaron a muchos suecos.

La gran final prometía un intenso duelo. La votaciones del jurado internacional dejaban a Ace con una ligera ventaja de 7 puntos sobre Sanna (97-90), pero faltaba aún por conocer las votaciones de la audiencia, que serían las que iban a decidir el representante que el país escandinavo iba a mandar al festival.

De los 10 artistas todos fueron obteniendo sus votos y quedaba por saber los votos de Sanna y Ace. Las dos artistas eran las más votadas por el público. Sanna resultó ser la más votada por el público, por sólo un 2% de diferencia y gracias a eso logró vencer a Ace por sólo dos puntos de diferencia en la suma total (212-210). Sanna representó a Suecia con su canción Undo en Eurovisión logrando un estupendo tercer puesto.

Pero, pese a ese estupendo resultado, surge la pregunta. ¿Qué hubiera pasado si Ace Wilder hubiera representado a Suecia en Eurovisión 2014?

La canción de Ace es un tema que a priori puede gustar mucho más. En un festival donde en ocasiones se abusa de las baladas y de jugar sobre seguro, la propuesta de Ace suponía un soplo de aire fresco. Una canción animada, diferente y mucha mucha actitud es lo que la cantante sueca ofrecía. La final de Eurovisión tenía bastantes baladas, y también temas dance, pero el de Ace hubiera destacado de forma notable entre el resto de las propuestas.

La propuesta podría haber funcionado muy bien, pero la duda es si con esta canción Suecia podría haber logrado superar las propuestas de Austria y Países Bajos, el primero y segundo, en la gran final del concurso. Es probable que no hubiera logrado mejorar la posición de Sanna, ya que durante 2014 Conchita Wurst era la gran favorita y los holandeses de The Common Linnets fueron la gran revelación del concurso, por lo que puede que pese a destacar entre las 26 canciones, la supuesta candidatura de Ace se habría conformado con el tercer puesto de Sanna o incluso peor.
Nunca sabremos el resultado que Suecia podría haber alcanzado con Ace Wilder y su Busy Doin’ Nothin, pero podremos seguir disfrutando de esta canción y de la ganadora del Melodifestivalen 2014 y recordar lo interesante que el concurso fue durante ese año.

Anuncios