María Villalón es una de las primeras artistas que ha presentado la canción que envió al #Eurocasting de TVE. Y aparte de esta ya hay otras 49.

Su tema Dirige al viento comienza como una balada, pero que va cogiendo forma hacia una canción que mezcla un tono flamenco con otros rasgos del pop. Por tanto estamos ante una canción muy heterogénea, que apuesta por el riesgo de combinar diferentes rasgos, formas y estilos musicales: castañuelas que se funden con una voz con quebrados -pero muy clara- con otros instrumentos clásicos del flamenco.

Estos pasajes con más acompañamiento se alternan con otros en los que, tras la voz de la artista, no hay más que un piano, demostrando sus cualidades vocales. De hecho, quedan más que demostradas (aunque falta oírla en directo, tal y como ocurriría en Kiev el próximo año).

Pero, además de demostrar calidad vocal, hay que demostrar también calidad musical; es decir, una canción de contexto eurovisivo. Y no, no busco una canción del europop más rancio y típico o algo tan alternativo como cualquier canción de Las Bistecs (sin juzgar su calidad, simplemente sus canciones NO son europop).

Esta canción presenta una estructura excesivamente lineal, predecible y trata un tema cliché en Eurovisión (el amor), que pasará desapercibido al ser en español. Además, no se logra distinguir un estribillo claro. Por lo que es muy difícil que esta canción destaque sobre las otras 42 que se presentarán a Eurovisión 2017, independientemente de Objetivo Eurovisión.

En definitiva, es una canción buena, que sería apreciada en nuestro país, pero para el panorama europeo se necesita algo más característico, más destacado, que puede continuar perfectamente (o no) en esta línea. ¡Esperamos con gran expectación el segundo tema María! ¡Gran trabajo!

Anuncios