A pesar de la retirada rusa, Eurovisión mantiene el tipo y registra una audiencia de 181 millones de espectadores de los 42 países participantes. La retirada influyó de manera evidente, al no emitir el Festival.

A pesar de la baja de 24 millones de espectadores con respecto al año 2016, Eurovisión registró un aumento del 100% en audiencia digital: 6 millones de espectadores siguieron la gala vía on-line, frente a los tres millones de 2016 y desde más de 100 países diferentes.

La cuota de pantalla se mantiene estable en el 32%, liderando Islandia, con un 98%.

Además, los jóvenes lideran los datos de audiencia, y sigue creciendo:

  • De 4 a 15 años: 8,7%
  • De 15 a 24 años: 42,9%
  • De 25 a 34 años: 10,7%

 

 

Anuncios