La SBS ha confirmado que Australia participará en la próxima edición de Eurovisión. Con la de 2018, el país habrá participado cuatro veces en el festival.

Desde su debut en 2015, la delegación australiana ha conseguido unos resultados excelentes, puesto que nunca han bajado del top 10. Su récord es una segunda posición obtenida por Dami Im en 2016 con la canción Sound of Silence.  Estos buenos resultados son uno de los motivos que han llevado a la SBS a querer repetir su experiencia en Eurovisión. El festival, además, está creciendo en popularidad entre los aussies desde que Australia participa en él.

Desde el 2016, Australia compite en semifinales por el paso a la gran final con todos los países excepto el ganador de la edición anterior y el Big Five. En 2017 estuvo a punto de quedarse en semifinales debido al poco arraigo de la canción Don’t Come Easy de Isaiah entre el público. Sin embargo tuvo una gran acogida entre el jurado, cuyos votos le catapultaron al 9º puesto en la final.

Anuncios