La UER es clara, una TV3 como ente público de una hipotética República de Catalunya no ingresaría de manera automática en la Unión de entes de Radiofusión.

Independientemente del resultado del Referéndum por la Autodeterminación de Cataluña, que se celebrará el próximo 1 de octubre de 2017, la UER no admitiría a TV3 como miebro pleno.

La TV3 debería formalizar una solicitud de pertenecia a la UER, que hasta 2018 no se presentaría. Después, la UER tardaría casi un año en tramitarla, debatirla y votarla. A finales de 2018 o ya en 2019, TV3 sería rechazada como miembro de la UER ya que necesita el voto a favor del resto de miembros activos de la UER. España, evidentemente, y sus aliados se opndrían a la entrada de la República catalana.

Para acceder a la red ‘Eurovisión’ y por tanto al concurso, la supuesta República catalana debería iniciar relaciones diplomáticas con España, ser reconocida como Estado Soberano por la ONU y por la Unión Europea. Proceso para nada sencillo y de hecho, bastante hostil.

Si Cataluña no sigue los pasos de Kosovo (que inició conflictos y no relaciones con Serbia) quizá consiga acceder a diversos organismos internacionales en poco tiempo: unos cinco años, como mínimo.

Anuncios