Según aseguran desde la propia UER y desde los entes nacionales de ambos países, en 2019 podemos ver a 45 países compitiendo en la mágica noche de mayo siempre y cuando los datos de participación se repitan.

La UER se ha mostrado muy esperanzada con el aumento de la familia eurovisiva que comprende micro-estados (como San Marino) hasta los países más extensos del mundo (Rusia). El organismo había fijado en 46 el máximo de países con los que el Festival sería organizable. Si los datos de participación se mantienen como hasta ahora, podremos ver a 45 países compitiendo en el escenario de 2019.

Ayer mismo Channel 31, ente perteneciente a la Organización Kazaja Pública de Radiofusión (CTC), anunció un acuerdo con la UER para materializar su debut en el Euovisión junior del entrante 2018 y en Eurovisión 2019.

También 1FLTV, el ente público liechtensteniano, anunció que las conversaciones con la UER eran plenas y fluídas para materializar también su debut en 2019.

Además de estos países, os dejamos algunos cuyo debut está sobre la mesa:

  • Túnez. Túnez es el país árabe con más posibilidades de participar en Eurovisión en un futuro relativamente cercano. Se retiró en 1977 alegando una resturcturación económica, pero en 2007 el Gobierno anunció que Túnez no participaría en un futuro próximo a ese año. Así se lo impuso a la ERTT. Tras la Primavera Árabe tunecina, el país ha iniciado el proceso de modernización social y también audiovisual, con importantes cambios en la ERTT, como la introdución de programas que promueven el laicismo y no la confesionalidad del país. Además envió junto a Marruecos una delegación a Viena 2015.
  • Marruecos. Participó por última vez en 1980, con Samira Bensaïd y su canción ‘بطاقة حب’ (Bitaqat Hob) asignándose un penúltimo puesto con 7 puntos. MRTV, el potencial ente público por aquella época, recibió órdenes expresas de la Casa Real de Marruecos para no volver a participar en Eurovisión. Esto fue anunciado por el propio Rey de Marruecos, Hasan II. Hoy, en 2017, la situación es bien diferente, el ente público 2M-TV, rival de la antigua SMRTV y mucho más progresista, ha mostrado en varias ocasiones su interés en ingresar en la UER, lo cual podría hacer factible una participación no muy próxima en Eurovisión. Además, Maruecos ha mandado delegaciones en los últimos años, por ejemplo en 2015. Aún así, Marruecos ha sido amonestado varias veces por la UER por cortar trozos del programa que tenían que ver con reivindicaciones sociales, especialmente con reivindicaciones LGBT.
  • Líbano. Líbano participó en 2005, a medias, porque un mes y medio antes del Festival se retiró. Algo parecido a lo que ocurrió entre Rusia y Ucrania este año. Cuando Israel confirmó su participación, Líbano comenzó a mostrarse incómodo y a dar excusas sobre su retirada. La UER negoció hasta el último momento con Télé Liban, el ente público miembro pleno de la UER. Líbano fue penalizado con una prohibición de participación hasta 2009. Sin embargo en ese año Télé Liban rechazó participar, y hasta hoy.
Anuncios