Hace pocos días, según inofrmaba eurovision-spain, la NRK habría enviado un petición formal a la UER para que la canción de JOWST, Grab the moment, pudiese llevar una parte de la inmensa cantidad de voces que tiene, pregrabadas.

La pregunta es, si la UER aceptase, ¿sería este el preludio del playback en Eurovisión?

¿De qué se diferenciaría el mayor Festival Musical del mundo del resto si comenzamos a introducir el playback? Ya fue bastante el quitar la música instrumental en directo, ya fue bastante el impedir que más de cinco o seis personas estuviesen en el escenario…

La UER no hace más que tomar decisiones para modernizar el Festival y hacerlo más accesible. Qué queréis que os diga, yo soy un amante de la música en directo, toda la música en directo, no sólo una voz acompañada de cinco o diez mil coristas que ni siquiera pueden salir en escena.

Ejemplo, a mi me gustaría ver a un Salvador Sobral improvisar como lo hizo en Spain Calling International de la web de RTVE. Ahí es dónde se puede ver qué cualidaddes tiene un artista. A Sobral le das un micro y un piano, y hace maravillas.

Eurovisión apuesta exactamente por lo contrario, a actuaciones más cuadriculadas, más éxito. Esto funciona a medias: es cierto que hay puestas en escena como la de Rusia o Armenia el año pasado, que conllevan un gran esfuerzo técnico, ¿para qué iban a querer ellos orquesta en directo?

En el lado opuesto están actuaciones como la de Salvador Sobral, figuraos, Salvador Sobral cantando (donde va a cantar) en la plataforma central, y una gran orquesta sinfónica interpretando la melodía Amar pelos dois desde el escenario principal. Yo prefiero ver esto a ver un Sobral hermético, ceñido el sólo en una plataforma con un bosque de fondo.

Amar pelos dois podría dar muchísimo de sí, pero la norma, es la norma.

Eurovisión, intentando esa modernidad que parece que da prestigio, se ha ido destruyendo poco a poco. Decisión a decisión. A veces abaratar el coste, abarata la calidad y hace que el interés, disminuya